Síntomas de la acidez de estómago

La acidez de estómago consiste en una sensación de quemazón justo por debajo o por detrás del esternón y que puede ir acompañada de un sabor ácido o agrio en la boca. Se agrava al inclinarse hacia delante, al estirarse o al acostarse, y empeora después de las comidas.

Se alivia con la toma de antiácidos y con la postura erecta.

¿Por qué aparece la acidez estomacal?

La sensación de ardor en el estómago o en el pecho no siempre aparece por un mismo motivo. La acidez indica que el ácido del estómago ha rebasado la entrada del estómago, empeorando al acostarse y especialmente después de comer, y esto puede ocurrir en:

Personas sanas, de manera ocasional. Es más habitual cuando hay sobrepeso y en mujeres embarazadas. Esta sensación puede aparecer tras una comida abundante o al acostarse.

Personas sanas tras un tratamiento prolongado con determinados fármacos.

Personas fumadoras o con alto nivel de estrés.

Personas con alteraciones en la retención del contenido del estómago o alteraciones en el proceso de la digestión de los alimentos.

¿Cómo puedo prevenir la acidez?

Si el malestar provocado por la acidez nos lleva a la toma de antiácidos como Almax, podemos complementar el efecto de la medicación con unos sencillos consejos:

No acostarse hasta 2 o 3 horas después de comer, es decir, no acostarse durante el proceso de digestión.

Elevar la cama unos 15 cm, ya que el no dormir en una posición completamente recta puede ayudar a que el ácido permanezca en el estómago y no pase al esófago. El simple hecho de usar más almohadas no ayuda porque hace que el cuerpo se doble por la cintura y esto ejerce más presión sobre el estómago, lo que puede agravar el ardor estomacal.

Evitar ingerir los alimentos demasiado fríos o demasiado calientes, ya que irritan la pared del estómago y pueden dañar la mucosa gástrica. Asimismo masticar adecuadamente la comida, para disminuir el esfuerzo del estómago durante la digestión.

No vestir con ropa apretada que presione nuestra zona abdominal. Mejor utilizar ropa cómoda y holgada, que no oprima el estómago.