Almax VS Las barbacoas

Almax VS Las barbacoas

¿Eres de los que se les hace un nudo en el estómago solo con oír la palabra barbacoa? ¿Crees que no hay vida después de un domingo de barbacoa? No te preocupes, ¡tenemos la solución!

Sabemos que con el veranito apetece aprovechar cualquier excusa para poder estar al aire libre y, por ello, hemos conseguido desvelar los secretos mejor guardados de las barbacoas para que dejen de ser sinónimo de atracones de carne, exceso y acidez. Decimos hola a la nueva era en que, deliciosas alternativas, te permitirán disfrutar de una comida al aire libre, rica y ligera.

¿Cómo preparar una barbacoa sin preocuparte de la acidez?

Los entrantes son aquellos platos que siempre quedan en un segundo plano en este tipo de comidas, pero no debemos apartarlos, ya que nos sacian un poco antes de “atacar” el plato principal. Las mejores opciones para picar son:

  • Verduras a la parrilla: en forma de brocheta o parrillada, las mejores opciones son la berenjena, el calabacín y la patata. ¡Delicioso y ligero!
  • Ensaladas fresquitas: con mozzarella desnatada, fruta fresca como manzana o sandía y frutos secos. ¡Muy refrescante!

Como plato principal, es inevitable la carne, pero hay opciones como el pavo y el pollo que, acompañados de una buena salsa o condimentos ligeritos, son una opción genial. Pollo con salsa alemana (con manzana, miel, yogur griego y mostaza) o pavo con un chorrito de aceite de oliva y hierbas aromáticas, no tienen nada que envidiarle a lo más característico de las barbacoas, ¿no crees?

También existe la opción de hacer pescado blanco a la brasa, como la lubina o la dorada. Una alternativa riquísima y libre de acidez.

Por lo que respecta a las bebidas, mejor apartar la cervecita y sustituirla por una jarra de agua con menta, ¡una opción muy refrescante para combatir el calor del verano!

Y no nos olvidemos del postre: fruta fresca, ya sea en macedonia o zumos naturales, así como batidos o té helado para ayudar a la digestión.

Por supuesto, no debemos olvidar que los excesos son una de las principales causas de la acidez, así que, por muy rico que esté todo ¡no comas por los ojos!

Estos son algunos consejos que te irán de maravilla para sobrevivir a todos esos fines de semana de reunión con amigos o familiares que quieran preparar una barbacoa.

 

¿Qué haces tú para prevenir la acidez sin renunciar a una buena comida al aire libre?

 

 

Dra. María Luisa Tamarit

Dra. María Luisa Tamarit

Saber más sobre el autor

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad