Evita la acidez nocturna con estos consejos 

Evita la acidez nocturna con estos consejos 
  1. ¿Qué es la acidez nocturna?
  1. Causas de la acidez nocturna
  1. ¿Cómo evitar la acidez nocturno?

La acidez nocturna es una afección provocada por la propia posición de nuestro cuerpo, que contribuye a la fluidez del contenido gástrico causando la sensación de irritación en el esófago. Con una serie de consejos y recomendaciones, ¡podremos evitar este malestar nocturno! 

¿Qué es la acidez nocturna?

La acidez nocturna es el ascenso por el canal esofágico de los ácidos estomacales provocados por la digestión. Esto provoca una sensación de ardor en el pecho acompañada por un sabor agrio o amargo en la boca. Esta acidez irrita el esófago y, además del malestar ocasionado, también puede acabar provocando enfermedades como esofagitis, conocida como enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). 

Cuando el esfínter del esófago (el músculo que funciona como puerta de entrada de los alimentos) se relaja y no realiza su función correctamente, permite que el ácido gástrico provoque la sensación de quemazón que sentimos en nuestra garganta… pero, ¿por qué?

Causas de la acidez nocturna

La principal causa de la acidez nocturna suele ser la posición en la que se encuentra el cuerpo. Al estar tumbado, se tiene el cuerpo alineado horizontalmente, facilitando así los síntomas de la acidez. Por eso, es mucho más difícil que esto suceda estando sentado o de pie, ya que la fuerza de la gravedad lo dificulta. Por lo tanto, la acidez nocturna no tiene por qué suceder exclusivamente por la noche, sino que puede aparecer en cualquier momento del día que nos encontremos en posición tumbada o acostada. 

De la misma manera, el hecho de comer una cena contundente, copiosa o con ciertos  alimentos ácidos o picantes a escasas horas de acostarse puede contribuir a sufrir acidez nocturna. También influyen otros factores de riesgo como el consumo de tabaco o alcohol, padecer obesidad, la presencia de una hernia hiatal o cualquier aumento de la presión intra-abdominal provocado por alguna otra condición física. 

Ahora que sabemos por qué sentimos acidez por la noche, tenemos una buena noticia, ¡podemos evitarlo! 

¿Cómo evitar la acidez nocturna?

Al igual que hay una serie de razones por las que sucede la acidez nocturna, también hay una serie de consejos y recomendaciones que se pueden seguir para evitar el ardor gástrico. 

Para evitar la acidez por la noche, podemos realizar los siguientes cambios:

  • Cocinar una cena ligera.
  • Comer un par de horas antes, ya que no es recomendable irse a dormir con el estómago lleno. Además, durante este tiempo debemos evitar acostarnos y mantener una posición erguida y recta para evitar el ascenso de líquidos gástricos. 
  • Masticar mejor y más lento, así conseguiremos que el contenido del estómago sea más ligero y más sencillo de digerir.
  • Evitar prendas que aprieten la zona abdominal.
  • Elevar la cabecera de la cama para dormir con el torso elevado haciendo que el cuerpo no quede totalmente plano y en horizontal, sino que la cabeza y la parte superior queden por encima del estómago. 

Además, existen una serie de alimentos que propician la producción de ácido, ya que dificultan la digestión. El consumo de estos también puede disminuir la presión del esfínter del esófago o irritar la mucosa del esófago:

  • Frutas ácidas y comida picante
  • Alimentos procesados y ricos en grasa 
  • Bebidas con gas, zumos ácidos, café, alcohol
  • Comidas muy condimentadas

Como alternativa, en este blog te proponemos diferentes recetas rápidas y anti-acidez, para que en ningún momento te quedes sin saber qué cenar por culpa del ardor gástrico.. 

¡No lo olvides! Además de cuidar tu alimentación y seguir nuestros consejos para acostarte y evitar el ardor gástrico,  es clave llevar unos hábitos de vida saludables para evitar que la acidez se convierta en un problema en nuestro día a día:

  • Evitar el tabaco: reduce la capacidad de producción de saliva, que es la responsable de combatir el ácido del estómago que asciende por el esófago, y la que se encarga de mantener la boca y la garganta hidratadas. 
  • Llevar un estilo de vida activo y cuidar el peso corporal: el sobrepeso puede provocar una presión intra-abdominal que propicie la acidez hacia el esófago. 
  • Cuidar la salud mental: el estrés o la ansiedad pueden generar síntomas en el cuerpo que dificulten la digestión y generen más ácido gástrico.

Almax

Escribe tu comentario