¿Te cuesta más dormir en verano? ¡Di adiós a la acidez nocturna!

¿Te cuesta más dormir en verano? ¡Di adiós a la acidez nocturna!

En verano siempre cuesta un poco más caer en los brazos de Morfeo: los días son más largos, el calor puede incomodarnos más de lo habitual y las rutinas no son tan estables. Los actos sociales aumentan y, con ellos, los caprichos culinarios y los excesos también. ¡Apunta estos consejos para que la acidez no sea un problema nocturno más!

  1. Nuestros hábitos alimenticios son una de las causas principales de acidez. Cuando te surja alguna cena entre semana y tengas que madrugar al día siguiente, ten en cuenta que los platos más ligeros son los más recomendables. Opta, por ejemplo, por alguna ensalada de pasta integral con ingredientes saludables, y evita las salsas y muchos condimentos. Platos típicos del verano, como el melón con jamón o una vichyssoise, o bien una verdura con pollo a la plancha o al horno, que además sentará genial a tu figura, son una buena elección. 😉 Las opciones son infinitas, pero recuerda que debes olvidarte de las cenas copiosas.
  2. ¡El tiempo corre! Sabrás de sobra que dormimos en posición horizontal, lo que hace que la acidez pueda acentuarse a la hora de acostarnos. Para evitarlo, debes dejar pasar 2 o 3 horas para realizar la digestión correctamente antes de irte a la cama.
  3. La vestimenta también cuenta. Los pijamas deben ser holgados y que no aprieten nuestro estómago, ¡déjalo libre!
  4. ¿Eres fumador? Si es así, es otro hábito que debes dejar. El tabaco es un enemigo para nuestra salud y, además, puede agravar los síntomas de la acidez y el ardor.
  5. En tu habitación, también puede estar la solución. Prueba a elevar un poco el cabecero de tu cama desde las patas, poniendo algo que las eleve unos 15 cm, aproximadamente, pero no mediante la colocación de más almohadas, lo que podría ejercer mayor presión en tu estómago y conseguir el efecto contrario. Debes tener una postura estirada, pero en diagonal.

Como has visto, la acidez puede evitarse o, en su defecto, aliviarse, si no hemos logrado lo primero. No dejes que tus dulces sueños se conviertan en ácidos por culpa de este problema, así que pon en práctica estos consejos, disfruta del verano y cuéntanos si te han funcionado. 🙂

Dra. Iolanda Miró i Vinaixa

Dra. Iolanda Miró i Vinaixa

Saber más sobre el autor

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *