Masticar bien, una de las claves para prevenir la acidez

Masticar bien, una de las claves para prevenir la acidez

El estrés, las prisas o la inmediatez del día a día hacen que la masticación, en la mayoría de los casos, se convierta en un acto mecánico inconsciente. Y es que, muchas veces no masticamos, sino que directamente tragamos o engullimos sin apenas darnos cuenta de que estamos comiendo. ¡He ahí el problema!

Masticar bien es un acto imprescindible en la prevención de la acidez del estómago, puesto que, masticar “aumenta la salivación, que a su vez aumenta la secreción de ácido en el estómago, necesario para digerir las proteínas”, entre otros beneficios.

Y es que cuando masticamos se inicia la digestión, ya que la saliva contienen enzimas que descomponen parte de las sustancias nutritivas. Cuando no masticamos lo suficiente, los alimentos llegan al estómago sin triturar, haciendo que nuestra digestión dure más y sea menos efectiva. Es entonces cuando nos sentimos pesados.   Además, la presencia de alimentos sin digerir en el intestino favorece el desequilibrio de nuestra flora intestinal, perjudicando la mucosa estomacal. Otras consecuencias de masticar mal o poco pueden ser la predisposición a la obesidad, la posibilidad de tener carencias de nutrientes esenciales (por no haberse digerido bien), la aparición de diarreas, etc.

Pero, ¿cómo podemos reducir la acidez de estómago al masticar?

Lo principal es tomar consciencia a la hora de comer: es importante ingerir alimentos bien triturados y no tragar demasiado aire al comer (porque hablamos mientras comemos, masticamos mal o comemos muy deprisa). También influirá la correcta estructuración de las comidas para comer más veces pero menos cantidad.

Si quieres prevenir aún más la acidez de estómago, te recomendamos mascar chicle después de comer, preferentemente de sabor frutal y evitando los de menta, que agrava la acidez porque relaja el esfínter esofágico inferior, permitiendo el reflujo del contenido ácido del estómago. Al mascar chicle aumentamos al doble el flujo de saliva, hecho que neutraliza el ácido de los alimentos que ingerimos y facilita el paso de éstos de sólido a líquido a lo largo del esófago.

¡Recuerda! Masticar bien las comidas que ingieres, para poder triturar todos los alimentos, y controlar el estrés en la medida de lo posible te ayudarán a prevenir la acidez de estómago.

 

Dra. María Luisa Tamarit

Dra. María Luisa Tamarit

Saber más sobre el autor

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad