Propósitos para un 2017 sin acidez

Propósitos para un 2017 sin acidez

Muchos dicen eso de “año nuevo, vida nueva”, pero para aquellos que tienden a sufrir acidez, quizás les gusta más el refrán “año nuevo y de la acidez no me acuerdo”.

Empezar el año con objetivos positivos es el primer paso, pero luego debemos intentar mantenernos firmes durante todo el año. Por eso, te planteamos algunas metas fáciles de alcanzar y que le ganarán la partida a la acidez.

¿Te animas con estos propósitos y así librarte de la acidez en este nuevo año? ¡Empezamos!

  1. Hacer ejercicio

Este es un clásico de cada año nuevo, pero si con ello queremos evitar la acidez, tenemos que seguir unas pautas concretas.

Ante todo, es recomendable que no se realice ejercicio físico justo después de las comidas, ya que el movimiento hace que la válvula que separa el esófago del estómago no se cierre bien y el ácido estomacal llegue al esófago, produciendo sensación de quemazón y reflujo. Así pues, aconsejamos esperar entre una hora y media y dos después de haber comido, antes de hacer deporte.

También es recomendable no ingerir alimentos muy pesados si sabemos que en un plazo de tiempo breve vamos a ejercitarnos y, durante la actividad física, recordar mantenernos muy bien hidratados. Otra recomendación a tener en cuenta es la postura a la hora de hacer ejercicio: hay que intentar mantener el tronco lo más estirado posible para evitar forzar la zona estomacal.

¿Has probado el yoga o las abdominales con fitball?

 

  1. Planificación de las comidas

Si planificas tus comidas para la semana, en tu día a día no tendrás que improvisar con comidas rápidas o poco saludables que puedan provocarte acidez.

Además, la correcta estructuración de las comidas es clave para prevenir el ardor: es aconsejable comer más veces pero menos cantidad, de este modo se evitará comer de forma copiosa y dificultar la digestión. Realiza entre 5 y 6 comidas al día y prepara comidas y cenas ligeras, como una ensalada de primero o una crema de verduras, un par de porciones de carne o pescado de segundo y una pieza de fruta o yogur.

Para favorecer una buena digestión y evitar la acidez, recuerda masticar bien los alimentos (unas 30 veces antes de tragarlos) para que el estómago tenga que trabajar menos y así también disfrutar de la comida. También puedes ayudar el proceso digestivo con una manzanilla o un poleo como postre y, después de comer, dejar pasar al menos 1 hora antes de acostarte. Sabemos que la siesta es importante, ¡pero no querrás tener acidez!

 

  1. Control de los alimentos

Además de las pautas con la comida en general, hay que poner atención a los alimentos que comemos. Se deben limitar aquellos que puedan incrementar la producción de ácido como las grasas, los fritos y las especias, que son alimentos “bomba” para el estómago. Otros alimentos como el chocolate, las frutas muy ácidas y los productos con tomate también pueden provocar acidez, junto al alcohol y las bebidas con gas, cafeína o teína.

La mejor bebida para hidratarse sin tener acidez es el agua. Es aconsejable tomar entre 1,5 y 2 litros al día y se recomienda que no esté demasiado fría para evitar dañar la mucosa gástrica. También son buenas ciertas infusiones, pero que no estén demasiado calientes pues el calor excesivo también daña el estómago.

¿Ya sigues estos consejos?

 

  1. Controlar el estrés

Este es uno de los grandes factores causantes de problemas gástricos. Las situaciones tensas y nerviosas pueden aumentar la secreción ácida y provocar acidez, además de que pueden perjudicar nuestra salud general. El estrés, además, desempeña un papel importante en la percepción del dolor; de este modo, en una persona que padece estrés y acidez los síntomas se verán agravados respecto a los de una que sólo padece acidez.

Lo mejor es tomarse la vida con calma y ¡eliminar la ansiedad en nuestro día a día!

 

  1. No fumar

El tabaco disminuye la presión del esfínter gatroesofágico, músculo que comunica el esófago con el estómago y que retiene una primera fase de los ácidos causantes del reflujo, y al relajarlo se puede producir ardor.

Además del daño que hace a la salud, el tabaco también causa inflamación del esófago, irrita las paredes del estómago y aumenta la producción de ácido en este. ¡La combinación ideal para sufrir acidez!

 

  1. Controlar el peso

Otro factor determinante de la acidez estomacal es la obesidad o el sobrepeso. Con el aumento de peso se ejerce una mayor presión abdominal y esto favorece el reflujo.

Así pues es importante llevar una dieta ligera y saludable, compaginándolo con ejercicio regular. Puedes controlar el sobrepeso mediante el índice de masa corporal: si tu índice está entre 18 y 24, te encontrarás en un peso adecuado, pero si está entre 25 y 29 indicará sobrepeso. Más de 30 se considera obesidad.

Controla tu dieta y ¡aleja el malestar por acidez!

 

  1. Hábitos del día a día

Además de los diferentes consejos comentados anteriormente, añadimos algunas pautas que si aplicas a tu rutina diaria, te ayudarán a tener una vida libre de acidez:

  • A la hora de dormir, una manera de aliviar el ardor es elevar el cabecero de la cama unos 20 cm (o elevarte con un cojín) y estirarse sobre el lado izquierdo para facilitar el vaciado gástrico. La posición horizontal no ayuda a la digestión y nos puede provocar acidez.
  • Evitar el uso de de prendas apretadas o cinturones, pues ejercen presión sobre el estómago favoreciendo la aparición de la acidez.
  • Es importante ingerir alimentos bien triturados y no tragar demasiado aire al comer, por lo tanto, hay que evitar hablar mientras se come, masticar de forma correcta y comer lentamente.
  • Si quieres prevenir aún más la acidez, te recomendamos mascar chicle después de comer, pues se aumenta al doble el flujo de saliva, lo cual neutraliza el ácido de los alimentos que ingerimos y facilita el paso de éstos de sólido a líquido a lo largo del esófago.

 

¿Te sumas a nuestros propósitos para este 2017? ¿Conoces otros consejos que ayuden a prevenir la acidez?

¡Feliz año nuevo! 🎉

 

Dra. María Luisa Tamarit

Dra. María Luisa Tamarit

Saber más sobre el autor

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad